Libros Novela

EL OCÉANO AL FINAL DEL CAMINO

Un terrible suceso rompe la superficie de lo cotidiano y enfrenta al protagonista con el abismo, con la cara oculta de la realidad, con una crisis familiar, con seres del otro lado y con una saga de hadas buenas que le enseñan a cruzar el océano y a enfrentar sus miedos. Vale para ir a la propia infancia y recuperar algo importante.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Neil-Gaiman.jpg

Lettie te toma de la mano y te avisa, no la sueltes, pase lo que pase, y aunque la sueltes, aunque te conmuevas un instante y olvides su mano y abras los brazos, tampoco te soltará nunca. Y con ella recorrerás aquellos lugares olvidados de la infancia, esos en los que un estanque es en realidad un océano y una gata te dice su nombre.

Volver al espacio y el tiempo en el que un ser antiquísimo, quizás en la forma de tu abuelo o tu abuela, o de Juan José y Dolores, te cuenta la historia del mundo. Te enseña el lenguaje de los pájaros, a protegerte de los vampiros y las ánimas, a encontrar el círculo de las hadas y a ser siempre fiel a ti mismo. A perdonar, a tener miedo, a llorar, a rendirte y a renacer de tus cenizas. A confiar y a reconocer, a saber esperar y agradecer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.