Navigation Menu+

Revoluciones del Sol y la Luna

Posted on 21/04/2016 by

Cuando estudiamos un mapa astral vemos los planetas situados en un punto exacto del cielo para un momento determinado en el tiempo, podemos ver la información contenida en ese instante como cuando observamos una impresión fotográfica o la información grabada en un disco duro. Pero el mapa astral no es algo estático, porque los planetas en su movimiento celeste no lo son. Sus tránsitos son como las manecillas de un reloj en el que podemos ver los ciclos de desarrollo en nuestras vidas.

La estrella de nuestro sistema es el Sol, al que damos la vuelta en 365 días, y está en cada signo alrededor de 30 días.

El tránsito del Sol ilumina los signos y casas que atraviesa marcando los ciclos anuales y estacionales, que nos afectan con sus cambios climáticos y energéticos. Cuando el Sol pasa en tránsito por el signo de nuestro Ascendente y mientras dure su recorrido, alrededor de 30 días, estaremos en un estado de irradiación y brillo personal. Sentimos la necesidad de manifestar con más fuerza nuestra presencia en el entorno y podemos convertirnos en centro de atención por algún motivo. Conforme el Sol recorre durante el año todo nuestro cielo natal, activa los diferentes aspectos de la vida representados por las casas y centra la atención en esos temas.

Cuando llega nuestro cumpleaños, la Revolución Solar es el momento exacto en el que el Sol vuelve a estar en el mismo grado y minuto de nuestro nacimiento. En ese momento podemos levantar una carta anual solar que nos dará una idea de las tendencias y energías del nuevo año.

La Luna, cuyo ciclo es de 28 días, tarda 2’5 días aproximadamente en recorrer cada signo. Sus cuatro fases determinan energéticas asociadas a las dinámicas de nacimiento, crecimiento, plenitud, mengua y muerte, asociadas a nuestros procesos cotidianos y cercanos. Se relaciona con el biorritmo, el estado de ánimo, la necesidad de descanso y alimentación, las emociones y sentimientos. Cuando la Luna vuelve cada mes al grado exacto de nuestra luna natal, podemos levantar una carta mensual llamada Revolución Lunar.

Ambas luminarias, en su ritmo anual y mensual, son las manecillas de nuestro reloj biológico planetario, y reconocer sus ciclos es de vital importancia para alcanzar un equilibrio con el medio natural.

Para mirar qué nos dice una Revolución Solar o Lunar, observamos la posición del Ascendente, en qué signo y casa está en nuestro mapa natal. El tema de esta casa será el escenario principal del año. Luego podemos ver casa por casa el signo que la ocupa y su posición en el mapa natal. La posición del Sol en la Revolución Solar, nos dirá el tema central del año, y la de la Luna en la Revolución Lunar, el tema central del mes.

Las posiciones planetarias en sus tránsitos sobre el mapa natal y el de la Revolución, nos darán detalles sobre los diferentes aspectos que rigen.

Los planetas lentos, Júpiter, Saturno, Urano, Neptuno y Plutón, nos afectarán más en cuanto a los acontecimientos sociales y colectivos, y a las responsabilidades y beneficios de nuestros proyectos y vida social.

Los planetas más rápidos, como Mercurio, Venus y Marte, nos dirán sobre aprendizajes y desarrollo de capacidades. Sobre habilidades, actitudes y circunstancias individuales que podremos utilizar en nuestra actividad y proyectos del año.

Nunca se pueden predecir acontecimientos o situaciones en función de estos mapas, porque nos hablan sobre todo de dinámicas energéticas psicofísicas y de nuestro ciclo vital.

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *