Navigation Menu+

Leo

Posted on 20/04/2016 by

Con Leo comienza de nuevo el ciclo de los cuatro elementos.

Es el signo de la cosecha, de los frutos maduros y de las fiestas de agradecimiento, en la época más cálida del año.

Leo es el humano que elige, que se diseña, que aprende a construir su mundo. Es el humano creador que disfruta de sus resultados y los incorpora a su vida. Es el primer paso evolutivo hacia el desarrollo de la individualidad original.

En los cuatro primeros signos vemos el proceso de encarnación y forma.

En Aries el ser es un proyecto nuevo y el fuego de Aries lo impulsa a su manifestación y crecimiento. En Tauro se concreta la elección del objeto de deseo, que descarta otras posibilidades para centrarse en una, lo que aumenta el placer de la unión y posibilita que se produzca la fertilización. En Géminis el ser elabora su conocimiento del mundo y descubre la alternancia y la dualidad básica de la vida. Y en Cáncer se produce la encarnación, el nuevo nacimiento y con él, el primer proceso de civilización, la integración en el grupo a través de la familia.

Con Leo el ser nacido se identifica como individuo, el Yo aparece, y así el proceso de individuación comienza.

El humano se conoce a sí mismo y se reconoce como único entre los demás.

Leo es el desarrollo individual, el ser que se descubre a sí mismo y su potencial, y todavía como un niño, experimenta con su creatividad y se siente el rey de la creación. Por eso la prueba y el reto de Leo consiste en liberarse de la tiranía del ego y descubrir su ser único y original.  Su alegría, su inocencia, su capacidad para jugar e investigar.

Es el signo central del verano, signo fijo de fuego, el fuego que madura la cosecha y calienta el corazón, el fuego del amor.

 

Comentarios

A %d blogueros les gusta esto: