Navigation Menu+

DOCE CASAS Y EDADES DE LA VIDA

Posted on 31/12/2016 by

Casa 1 – La imagen y forma de presentarme ante el mundo. La formación del ego, de la personalidad.  Nos da indicios sobre cómo comenzamos las cosas. El Nacimiento y hasta los siete años y medio. La edad en que se construye el ego y la personalidad como respuesta a las circunstancias externas. De la necesidad de encontrar el propio lugar y sobrevivir en el medio que nos rodea, de encontrar los límites y el aspecto que nos define.

Casa 2 – Lo mío. Mis capacidades y su rentabilidad.  Lo que tengo y lo que deseo. Comprar, tener, poseer. Entre los siete y los catorce años aproximadamente. La edad de crear el territorio individual y de tomar conciencia de nuestro espacio y tiempo como energía. De valorar nuestras posesiones.

Casa 3 – El lenguaje y el pensamiento que elaboramos con él, así como nuestra forma de intercambio y comunicación con el exterior cuando descubrimos a los que nos rodean, lo que suele ocurrir al principio con hermanos, primos, vecinos y compañeros de los primeros estudios. Por eso esta casa nos informa sobre nuestra relación con estas personas y nuestra inquietud y deseo a la hora de aprender, buscar información y comunicar, que la relaciona a su vez con los viajes cortos, los trasportes y todas las formas de intercambio y mensajería, como internet. Entre los 14 y los 21 años, la edad de crear nuestra forma de expresión y comunicación, de insertarnos en el ambiente inmediato con nuestras propias afinidades y elecciones. De compartir o competir para encontrar nuestro estilo propio en el medio ambiente. De definir nuestros intereses en el estudio.

Casa 4 – La familia y antepasados. El origen. Cómo era el hogar en el que me crié y cómo es mi hogar adulto. Mis cimientos. Mis recuerdos. Nos da indicios sobre la forma en que terminamos las cosas. Muchas veces describe el carácter y la relación con el padre. Entre los 21 y 28 años aproximadamente, la edad en que nos independizamos de la familia.

Casa 5 – Los hijos. Las creaciones. La elección libre e individual. Mis gustos. Mis juegos. Mis placeres. Mis diversiones. El amor romántico. La vocación que nace de la propia elección y el desarrollo de habilidades originales. La suerte. De los 28 a los 35 años aproximadamente, la edad de desarrollar nuestra conciencia de ser y de elegir, descubrir nuestros gustos y placeres, sentir el deseo de tener hijos o desarrollar nuestra creatividad.

Casa 6 – Cuidado del cuerpo, salud e higiene. El trabajo cotidiano y obligatorio. Mi relación con los animales y plantas y con el medio ambiente. De los 35 a los 42 o 43 años. La edad de tomar conciencia del cuerpo y sus avisos de salud, de asumir la responsabilidad sobre su cuidado e higiene. La edad de experimentar nuestra responsabilidad para con los que tenemos cerca, hijos, familiares y con el medio ambiente. De reconocer la necesidad de un trabajo estable que, sea vocacional o no, nos permita mantener el sustento necesario para la supervivencia.

Casa 7 – La imagen del otro. Pareja, socios y relaciones de compromiso mutuo, legal o no. El compromiso con la sociedad y sus leyes. Lo que buscamos en los demás, las proyecciones. Nuestra imagen y reconocimiento público. Enemigos conocidos, juicios y asuntos legales, contratos. De los 43 a los 50 0 51 años. La edad de comprometerse y asumir la responsabilidad de nuestras elecciones anteriores. De reconocer nuestro compromiso con los demás y con la sociedad.

Casa 8 – El intercambio profundo con los demás y con el mundo. La dependencia, económica, sexual o política. Las crisis y la forma en que las vivo. La muerte. Las transformaciones profundas. El poder que ponemos fuera, en los demás, en la muerte, el más allá, el dinero, el sexo, el misterio. El poder y la forma de ejercerlo o someternos a él. Lo que se nos pide que demos de nosotros mismos a un nivel íntimo y profundo. La herencia y el dinero recibido de otros por donaciones, casamiento, indemnizaciones, temas legales. De los 51 a los 58 años aproximadamente. La edad en que se cierra el ciclo reproductivo y nos enfrentamos al sentido profundo de la vida, la gran crisis sobre nuestra verdad, nuestra función, nuestro poder, nuestro lugar en el mundo. La muerte se convierte en una realidad más cercana. Nuestro cuerpo vive una transformación profunda que implica síntomas de deterioro físico, cambios en el plano sexual y nos enfrentamos a una profunda trasformación que marcará la otra mitad de la vida hasta nuestra disolución definitiva.

Casa 9 – Estudios superiores. Conocimiento nacido del estudio y de la experiencia. La propia ideología, religión o filosofía de vida. Viajes largos y la influencia de otras culturas. Búsqueda de comprensión y sabiduría. Muchas veces nos habla sobre la familia política. De los 58 a los 65 años aproximadamente, la edad de madurar nuestra filosofía de vida, de integrar nuestra experiencia y conocimiento y trasmitirlo de alguna forma a los demás.

Casa 10 – Profesión y vocación y sus resultados. La huella que quedará de nuestro paso por la vida. Búsqueda de éxito, reconocimiento y logro social. Muchas veces nos habla del carácter y la relación con la madre. De los 65 a los 72 o 73 años aproximadamente. La edad de jubilarse o no en función del rol que hayamos asumido en la sociedad, de madurar la obra personal y reconocer los resultados en la sociedad y en la vida.

Casa 11 – Grupos y amistades afines. Proyectos, objetivos vitales, sueños de futuro, esperanzas. De los 72 o 73 a los 80 años aproximadamente. La edad en la que solemos proyectar la realización de nuestra vida y la imagen sobre dónde estaremos y con quién. Puede ser un tiempo muy creativo en el que descubrir una nueva libertad interior y una perspectiva más amplia de las cosas, pero si nos apegamos al pasado, lo que añoramos o lo no vivido pueden convertirse en trampa que nos impida disfrutar de la nueva realidad ampliada del presente.

Casa 12 – Disolución, fusión con el todo mas grande. Los obstáculos insuperables, los traumas, los dramas, las catástrofes naturales, nuestra capacidad para aceptar con humildad ese aspecto de la vida y buscar nuevas alternativas que nos ayuden a superarlos o a mirarlos de otra forma. La investigación de la psique y del inconsciente a través de terapias psicológicas o psicoanálisis.  La investigación en las fuerzas de la naturaleza. Todos los que luchan y se esfuerzan para superar obstáculos y mejorarse a sí mismos y el mundo. Los que renuncian, o los que se ven sometidos a pruebas que contienen una propuesta de evolución. Bomberos, protección civil, actores y actrices como canales de emociones colectivas. Escritores y bibliotecarios, sumergidos en la conexión con la memoria de la humanidad. Cirujanos, médicos de urgencias, psicólogos y psicoanalistas. Los que protegen, reciclan y limpian, tanto en el plano físico como en el psíquico.  El trabajo en grandes organizaciones y empresas. A partir de los 81 años aproximadamente. La edad de entregarse, aceptar las limitaciones físicas y a la vez sentir la fuerza de la vida natural que nos recorre, de conectar con el espíritu universal, con el alma del mundo y sentirnos uno con el todo. De percibir la belleza mas allá de los juicios. De aceptar el misterio de la disolución. De romper límites, prejuicios, miedos y recuperar la mirada del niño interior.

2 Comments

  1. Hola, gracias¡

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *