Navigation Menu+

Cáncer

Posted on 20/04/2016 by

El primer signo del verano está representado por el cangrejo que simboliza el caldero, el recinto cerrado y protegido del útero, la protección y alimento del hogar.

En Cáncer el individuo experimenta los vínculos básicos y emocionales que aseguran protección, alimento y crecimiento. El vínculo entre la madre y el hijo, el vínculo y el compromiso  familiar.

En Cáncer ocurre el Solsticio de verano, momento a partir del cual el Sol, como el cangrejo, comienza a caminar hacia atrás, porque los días van a ser cada vez más cortos.

Equipado con la inspirada mente de Aries, el deseo de Tauro y el diálogo dual de Géminis, el humán entra, a través de Cáncer, en el reino de la tribu, en el proceso de civilización que representa la primera unidad social, la familia y el hogar.

Cáncer y Capricornio son los dos grandes signos de los Solsticios, las puertas del Sol. Mientras Cáncer es la puerta hacia la vida de la forma y representa los riesgos del crecimiento. Es el niño que nace sin terminar su desarrollo y necesita del vínculo emocional y alimenticio de la tribu. Capricornio abre la puerta a la maduración y consumación, a la conciencia e individuación. Es la entrada en el reino de las responsabilidades y compromisos del estado adulto.

El carácter cambiante de la luna y sus fases rige el mundo de Cáncer, un mundo emocional y anímico asociado a los ciclos  hormonales.

En las culturas antiguas, la Luna era la diosa triple: joven doncella, madre abundante y vieja sabia. Multitud de diosas se asocian a estas fases y a la Luna, todas herederas de las antiguas diosas paleolíticas, que regían los ciclos de la vida y enseñaron a los humanos a cultivar la tierra, a domesticar el ganado y a construir hogares.

Cáncer es emoción, sentimiento, cuidado, protección maternal, intuición, alimento, fluidez, viajes, sentimiento de pertenencia, tribu.

En su aspecto negativo se asocia con las dependencias emocionales, los miedos, las dificultades para madurar y desarrollar la propia individualidad. La inestabilidad emocional.

Es el primer signo del verano, signo cardinal de agua, el agua primordial del vientre materno.

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *