Navigation Menu+

Acuario

Posted on 20/04/2016 by

Acuario es el signo central del invierno, época de lluvias y de nieve. Su símbolo es el de un hombre que vierte agua desde un cántaro a la tierra, un aguador.

Acuario es un signo de Aire, es el agua evaporada, sublimada. Es el gélido soplo que condensa la humedad en forma de nieve, que más adelante llenará de agua los lagos y ríos.

Es el signo de la renovación  y la recreación del mundo; opuesto a Leo, que da movilidad a la creación con su calor, Acuario la descubre elevándose hacia las nubes, a las altas capas de la atmósfera.

El regente de Acuario es Urano, dios del cielo, creador con Gea de todos los seres en el caos primigenio. Es el sembrador, el transformador, el revolucionario, el que rompe esquemas para crear otros nuevos. Es lo inesperado. El que eleva y sublima lo húmedo para concentrarlo a través de su otro regente, Saturno, dando así lugar a un nuevo orden.

Es el individuo integrado en sí mismo, libre y original, que comparte sin fundirse. Capaz de liderar lo nuevo sin caer en fanatismos ni dependencias ideológicas o sociales. Es el humano autónomo y conectado con sus diferentes niveles de ser, instinto, emoción, sentimiento, intuición, conciencia, innovación y creación.

Su símbolo gráfico, formado por dos ondulaciones paralelas,  representa campos de fuerza y energía. El campo electromagnético. La energía que fluye y se transforma sin interrupciones.

Es el signo de los genios y los locos, de los revolucionarios, de la sensibilidad y la solidaridad, del altruismo y los altos ideales humanitarios, así como de la energía eléctrica y los avances tecnológicos; la inteligencia abstracta, la intuición y la inspiración.

En la Era de Acuario que comienza, éstas serán las claves de la evolución humana: los avances científicos y tecnológicos, y el desarrollo de nuevas formas de organización social, más igualitarias y fraternales.

Acuario es independiente y a veces excéntrico, pero capaz de trabajar muy bien en equipo.

En Acuario, Saturno nos descubre una nueva visión del tiempo. Caen las barreras de un tiempo lineal y rígido para descubrir una nueva percepción, una nueva perspectiva de la vida que incluye pasado, presente y futuro en un mismo instante, lo que significa despertar a la conciencia y a la intuición creadora.

En Leo el humano alcanza autoconciencia como individuo. En Acuario, descubre su conciencia como individuo en el grupo, y el amor incondicional, el amor universal hacia todo lo creado.

Acuario es un signo fijo de aire, el aire de las capas altas de la atmósfera.

Comentarios

A %d blogueros les gusta esto: